Saltar al contenido →

Defensa del libro

«Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma.» Cicerón

Recuerdo la emoción que me producía abrir el buzón y encontrar en él una carta manuscrita. O una postal. ¡Alguien me había escrito! No la leía de inmediato. Reservaba el momento. Lo saboreaba. Controlaba el deseo. Las ganas. Y, cuando por fin procedía a la lectura, me entregaba por completo. Sin distracciones. Solo hablaban las palabras que me estaban destinadas. Lo mismo hacía cuando revelaba un carrete de fotos. Recogía el sobre en la tienda y lo guardaba con cuidado, no fueran a escaparse las imágenes en el trayecto a casa. Le daba tiempo a la sorpresa. A descubrir fotos movidas, desenfocadas, desveladas. Era un tiempo de deleite en el que saboreabas más las cosas. Sin la inmediatez actual. Valorando. Apreciando el momento presente. Todavía quedan algunos placeres así. La lectura es uno de ellos. La historia se va descubriendo a medida que se lee y, si me atrapa, alargo el final. Me lo suministro con cuenta gotas. Pero, este placer peligra. El covid-19 va a borrar del calendario citas importantísimas para las librerías: las ferias de libros, que llenan calles de historias y lectores ávidos de viajes. Va a ser duro. Triste. No obstante, sigue habiendo librerías y sabios libreros descubridores de mundos. No pueden abrir sus puertas físicas. ¡Sí las virtuales! Existen propuestas muy interesantes. La librería Laie, por ejemplo, ha lanzado la Operación 23-A, cuyo objetivo es que nadie se quede sin su libro en Sant Jordi. Permite enviárselo a tus seres queridos o regalártelo de forma virtual. Casa Usher Llibreters, en cambio, te ofrece cheques para libros por el importe que prefieras para, cuando vuelvan a abrir sus puertas, poder ir y cambiarlos por los libros que prefieras. Seguro que tu librería habitual ha ideado alguna fórmula para la ocasión. Si te gusta leer, ¡lánzate! Los libros son necesarios. Nos permiten distraernos. Aprender. Soñar. Crecer. Incluso nos cobijan cuando el mundo parece ir a la deriva. Como ahora.

Nuevos tiempos, nuevos inventos. ¡Defiende la lectura!

 
Print Friendly, PDF & Email

Publicado en Escritura Historia real Libros

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *