Saltar al contenido →

Un amigo de cuatro patas

Los padres, los maridos, los hijos, los amantes y los amigos están muy bien. Pero no son perros. Elizabeth Von Arnim

El objetivo del Día Mundial del Perro (21 de julio) es doble: homenajear a este fiel amigo y sensibilizar a la población sobre el drama que supone su abandono y maltrato. Incomprensible, más teniendo en cuenta que es un animal que no deja de repartir amor. ¡Sin distinción! Te cuida, te acompaña, te mima. ¡Siempre! Además, es un auténtico maestro: te enseña la importancia del momento presente, así como el placer de lo sencillo.

Quien no ha convivido nunca con un perro no puede comprenderlo, lo sé de buena tinta. Cuando era pequeña, falleció el perro de mi prima. Lloraba desconsolada y yo, incapaz de comprenderla, me limité a preguntarle “¿Por qué lloras? Si solo es un perro”. ¡Imagínate! Yo, que años después me tatué el nombre de mi primer amigo peludo. Si pudiera, volvería a aquel momento y me abofetearía. ¡Zas! Lo advertía Atticus Finch en la película Matar a un ruiseñor: la única manera de comprender a alguien es calzar sus propios zapatos. Cierto: cuando Barny se marchó, tras 14 años juntos, sentí la tierra abrirse bajo mis pies. ¡Qué dolor más intenso! Me juré que nunca más volvería a pasar por aquello. Me mentí. Primero vino Llum, luego Trufa. Aprendí que amar conlleva aceptar que tarde o temprano sufrirás. Y, aun así, ¡merece tanto la pena!

Llevo la mitad de mi existencia conviviendo con perros y afirmo, sin ningún atisbo de duda, que me han hecho mejor persona. ¡Con creces! Que la vida con ellos es maravillosa. Divertida. Espontánea. Sincera. A veces, incluso te salvan de ti mismo/a. Así lo atestigua John Dolan en su libro El perro que me cambió la vida. Pasó de ser un vagabundo y drogadicto, a convertirse en un exquisito dibujante. El perro ha protagonizado grandes historias de la literatura. Si eres una persona perruna, no puedes perderte El Gran Libro de los Perros, de la editorial Blackie Books, una compilación de relatos, ensayos y poemas de la literatura canina universal. Regálatelo. Regálalo. ¡Es un imprescindible!

Ojalá los humanos fuéramos capaces de amar como lo hacen los perros. El mundo sería un lugar mejor. ¡Seguro!

Print Friendly, PDF & Email

Publicado en Compromiso Historia real Naturaleza

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *