Saltar al contenido →

Narciso de poeta

Hay quienes opinan que la primavera empieza con las rebajas de El Corte Inglés. Otras personas, en cambio, dicen que su inicio lo marca el regreso de las golondrinas. Cuando llenan el amanecer y atardecer de cánticos y piruetas. Mi primavera empieza cuando el macizo del Montseny se llena de narcisos de poeta. El nombre se lo debe a su belleza, porque dicen que inspira poesía. Este año no podré verlos cubriendo prados y sombras.Tampoco podré sentir la fragancia que desprenden juntos durante el atardecer. Ni veré abejas rondándolos. Por primera vez en muchos años. Casi todas mis primaveras. Sin embargo, toda regla tiene su excepción: el estrago que causan los jabalís en la montaña a veces descubre bulbos. Muchos. Condenándolos a la intemperie y, casi siempre, a la muerte. Así que, hace meses, recogí unos pocos y me los llevé conmigo. Los planté a ver qué salía. Y, oh, ¡sorpresa! Entre hierbas varias, un narciso de poeta. En una maceta. Saludando. Desafiando a la naturaleza. Gritando que, aunque esta primavera venga con una esquina rota, tiene otras sobre las que sostenerse. Y gritarle a la vida que saldremos de ésta. Lo conseguiremos.

Palabra de narciso de poeta.

Publicado en Escritura Historia real Naturaleza

Un comentario

  1. Lali Lali

    Y tanto q volveremos !!! 🌹🥰🥰

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *