Saltar al contenido →

¡Cuidado! Andan sueltos libros devoradores de personas

Leer es viajar por otros mundos, conocer gente nueva, perderse por nuevos paisajes. También sentir todo un abanico de emociones. Y, a veces, abandonarse a la lectura. De eso trata Los libros que devoraron a mi padre, de Afonso Cruz (Blackie Books, 2019). Es, como se indica en la contraportada, “un homenaje a la lectura como la mejor de las aventuras.”

El libro narra la historia de un niño de 12 años que intenta encontrar a su padre. Para ello, sigue sus pasos leyendo los que fueron sus libros preferidos y que le llevaron a perderse entre sus páginas. Afonso Cruz recupera así obras clave de la literatura clásica, invitando a leerlas o releerlas. Pero, sobre todo, muestra de manera muy hermosa el estrecho vínculo que nace entre el lector y el libro. Porque, como bien indica el autor, no sólo estamos hechos de músculos, huesos y ADN, sino, principalmente, de historias.

No todos los libros nos atrapan. Tampoco todas las historias nos marcan. Las que sí, dejan una huella imborrable en nuestro interior. Y, sin darnos cuenta, nos transforman.

Al finalizar la lectura de Afonso Cruz, ha surgido la inevitable pregunta: ¿cuáles son los libros que me han devorado? Si, como yo, has leído bastante, sabrás que la respuesta no es fácil. Para allanar un poco el camino, he detectado 5 requisitos que reúne todo libro engullidor de personas.

  • Hace perder la noción del tiempo. Solo te ves obligado/a a descansar la vista por fuerza mayor: dolor de cervicales/lumbares, gritos de tu tripa hambrienta, necesidades fisiológicas, o quejas de tu pareja/familia por abandono.
  • Cualquier interrupción provoca en el lector una mirada asesina. De ésas que cierran bocas de forma repentina.
  • A medida que se acerca la última página, te debates entre continuar leyendo o aplazar el final. En caso de que te decidas por esta segunda opción, desearás retomar la lectura lo antes posible, aún a sabiendas de que luego no habrá marcha atrás.
  • Cuando el libro acaba, te quedas descolocado/a. Permaneces sumergido/a en la historia, con una sensación de vacío total, como si te hubieran abandonado.
  • No tardas en aconsejárselo a alguien

Establecidas las características que definen un libro devorador, me he estrujado el cerebro para detectar los que han sido mis máximos engullidores.

Caballo de Troya, de J.J. Benítez. El protagonista viaja en el tiempo a la época de Jesucristo. El libro transmite un mensaje diferente a las creencias tradicionales y, según el autor, la historia está basada en unos diarios secretos de un oficial de las Fuerzas Aéreas estadounidenses. Imposible no quedar atrapado entre sus páginas.

Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes. Dos personas que han compartido casi toda su vida, ni se conocen, ni se comprenden. Un contraste total con la idea del amor romántico imperante en nuestra cultura. Toda una lección para elegir bien a nuestra pareja y cuidar la relación.

Charlotte, de David Foenkinos. Esta novela está redactada como un poema. Al principio la lectura resulta extraña, pero te atrapa con su delicadeza, te conmueve y te deja con los ojos llorosos. Basada en la vida de Charlotte Salomon, pintora alemana de origen judío.

Donde el corazón te lleve, de Susanna Tamaro. Una abuela se sincera con su nieta desvelándole en una carta muchos secretos. Es una obra intimista y de gran sensibilidad, que invita al lector a guiarse por los dictados de su corazón.

El cuaderno de Noah, de Nicholas Sparks. Cuenta la historia de un hombre que le lee un cuaderno a una mujer. Es un canto al amor de verdad, ése que persiste a pesar de los obstáculos que puedan encontrarse en el camino, incluida la enfermedad. Es el libro con el que más he llorado.

El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde. El personaje, un narcisista perdido, ve como un cuadro con su retrato envejece en su lugar. Es una bofetada al ideal de la eterna juventud.

La elegancia del erizo, de Muriel Barbery. Narra la historia de una mujer de mediana edad, en apariencia inculta y sencilla, y una niña con una extraordinaria inteligencia. Es una novela que subraya la importancia de la amistad, del amor y del arte para sobrevivir.

Las nueve revelaciones, de James Redfield. El protagonista emprende un viaje para encontrar un misterioso manuscrito peruano. El documento contiene nueve ideas espirituales de lo más interesantes y que te dejan pensando largo rato sobre el sentido de la vida.

Lazos de amor, de Brian Weiss. Es una novela romántica con la reencarnación como premisa. Invita a plantearse diversas cuestiones, relaciones humanas incluidas.

Primavera con una esquina rota, de Mario Benedetti. Cuenta la historia de un preso político uruguayo durante la opresión militar que comportó la dictadura en su país. No es una novela fácil, pero es hermosa.

Todo esto te daré, de Dolores Redondo. Una historia de crímenes y secretos familiares ambientada en la Ribeira Sacra. Con este libro descubrí a una escritora con una manera de narrar trepidante, y cuyo uso del lenguaje es magistral.

Y a ti, ¿qué libros te han devorado?

¡Descubramos a los máximos libros devoradores que andan sueltos por el mundo!

Publicado en Historia real Libros

4 comentarios

  1. Gloria Valdivia Gloria Valdivia

    Gracias por tu lista de libros devoradores. Haré la mía y la compartiré aquí. Aunque necesito un poquito de tiempo. ¡No es nada fácil elegir entre tantos!

    • Virginia Virginia

      ¡Magnífico Gloria! Me encantará conocer a tus devoradores.

    • Virginia Virginia

      ¡A ti María del Mar! Por favor, no dudes en compartir alguno más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *