Saltar al contenido →

Magia Manga

El viernes pasado acudí a la vigésimo quinta edición del Manga Barcelona. ¡Continúo asombrada! Quizá te encanten las historietas japonesas. Quizá acudas cada año a este evento que tantas pasiones despierta y en el que se venden miles de cómics. En mi caso, ha sido mi primera vez. Es que yo, lo confieso, no tengo ni idea de Manga. Lo único que conozco son algunas adaptaciones a dibujos animados que se emitían en la televisión cuando era pequeña, conocidas como «Anime». Algunos ejemplos: Heidi, Marco, Candy Candy (¡menuda llorona!), los oseznos Jackie y Nuca (muero de amor), D’Artacán y los tres mosqueperros, o La vuelta al mundo de Willy Fog. ¡Cuántos recuerdos! También hay películas, videojuegos y novelas ¡Es un mundo diverso e inmenso! Sin embargo, nunca he sucumbido. Con lo que me gusta leer, jamás he leído ningún cómic Manga. A ver, es que tampoco me tienta demasiado esto de leer un libro al revés. Esto de que la portada japonesa esté en el lugar de la contraportada occidental me confunde. ¡Leen de derecha a izquierda! No obstante, sí me sorprendió descubrir adaptaciones al Manga de clásicos de la literatura, como Los Miserables, de Victor Hugo, o Cumbres borrascosas, de Emily Brontë. No descarto acabar comprando alguno, por simple curiosidad.

El Manga Barcelona tiene un éxito enorme. ¡Vaya si triunfa! Este año han acudido más visitantes que nunca, ¡152.000! Ver todo aquello fue un espectáculo para el que no estaba preparada. ¡La mayoría de la gente iba disfrazada! Y no eran niños o niñas, no. ¡Eran personas adultas! Aún estoy ojiplática. Te dejo aquí algunas fotografías para que puedas hacerte una idea de lo que se movía por allí.

¿Todavía respiras? Porque lo más probable es que estés alucinando. Pero, pasado este primer momento de asombro, viene la admiración. Estas personas esperan este encuentro durante todo el año. Algunas hasta confeccionan su propio disfraz de su personaje preferido. Otras incluso tienen varias vestimentas diferentes, una para cada día de los cuatro que dura el evento. En cuanto se publica el programa definitivo, estas personas se empapan de todas y cada una de las actividades previstas.  Saltan de alegría cuando descubren que sus escritores preferidos van a estar también allí. Y te contagian. Porque sus ojos brillan y su sonrisa irradia alegría. Se entregan en cuerpo y alma a la que para ellos es una cita ineludible. Se respira una energía positiva especial, transmitida no solo por los personajes fantasiosos con los que te vas cruzando, sino también por personas anónimas que portan un cartel en el que se lee «Free hugs», ¡abrazos gratis! Ofrecen calor humano sin pedir nada a cambio. Sin conocerte. Intrigada, me acerqué a un niño con uno de estos carteles y le pregunté cómo funcionaba. Sin pronunciar palabra, me abrazó. Me conmovió.

Acudir al Manga Barcelona me descubrió un mundo paralelo. Una realidad que desconocía por completo. Me dejó con una amplia sonrisa. Con la certeza de que hoy, más que nunca, necesitamos de la fantasía para sobrellevar la dureza del día a día. Para protegernos de la cultura del mal. De las ansias de poder. De la costumbre de humillar al que es distinto a nosotros. Si bien es cierto que el magnetismo del Manga puede alejarnos del mundo real, también lo es que este debería aprender de la magia que contagia aquel. Necesitamos sonreír más. Divertirnos. Conectar con aquel niño o niña que una vez fuimos y que sigue en nuestro interior. Es preciso enseñarle que el mundo adulto puede cambiar. Necesita cambiar. Llenarse de colores. De risas. Urge defender la alegría.

Déjate tentar por el Manga. ¡Te sorprenderá!

Publicado en Escritura Libros

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *