Saltar al contenido →

Un verano enmascarado

Julio llega a su final y huele a vacaciones. Aunque, este verano es extraño. Viene frenado. Enmascarado. Quizá acabe confinado. Habrá que sortear brotes de Covid-19 como quien sortea medusas en aguas cálidas. No es fácil renunciar a nuestros planes. A posibles viajes. Cuesta asumir esa pérdida de libertad. De júbilo. Pero, eso no significa que tengas que renunciar a la sensación de estar de vacaciones. Dicen que todo es un estado mental así que, venga, ¡vamos a intentarlo! Comparto contigo algunas ideas para que puedas desconectar un poco, aprovechar el tiempo y cargar pilas.

  • Madruga y paséate por tu ciudad cuando las calles están desiertas y aun bostezan. Percibe el frescor, el silencio, la tranquilidad. Observa fachadas y detalles. ¡Descubrirás cosas interesantes!
  • Regálate un desayuno distinto. Es la comida más importante del día, ¡con la que lo inicias! Así que, siembra buen humor con unos churros, un huevo frito, o un mini buffet variado, ¡como si estuvieras en un hotel!
  • Lee. Es una buena vía de escape. ¡Y la forma más barata de viajar!
  • Observa las mascarillas de la gente. Hay diseños para todos los gustos, ¡incluso con la boca abierta de un tiburón!
  • Recupera esos juegos de mesa que tienes escondidos en algún armario y adéntrate en tardes de competiciones salvajes con tu gente. Si estás sola/o, el Solitario es una buena opción. ¡A mí me encanta!
  • Puedes aprender cosas nuevas de forma virtual. Existen múltiples opciones, como los cursos de la Escuela Cursiva de Penguin Random House Grupo Editorial.
  • Llena un cubo con agua y sumerge en él tus pies. Chapotea y cierra los ojos. Vale, no es lo mismo que nadar en el mar pero, ¡a que refresca!
  • Si convives con algún peludo, aprovecha para jugar con él. ¡Te hará reír!
  • Dedícale tiempo a aquellas personas que te importan y para las que la frenética rutina a penas te deja tiempo.
  • Completa el Cuaderno de actividades para adultos, de la editorial Blackie Books. Es el noveno verano que lo lanzan, emulando los cuadernos Santillana de nuestra infancia. Pero, ¡en plan divertido! Allí te esperan múltiples pasatiempos, juegos de lógica, sopas de letras, laberintos y crucigramas. Te diviertes y aprendes por igual, ¡palabra!

Este verano, cultiva la sonrisa interior. También cuídate y sé prudente.

¡Nos releemos en septiembre!

Print Friendly, PDF & Email

Publicado en Compromiso Historia real

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.