Saltar al contenido →

¡En marcha!

Tintín y Milú me ayudaron a aprender francés. Al principio no me enteraba de mucho, pero miraba las viñetas y me entretenía. Pronto empecé a sumergirme en su mundo y me convertí en cómplice de sus aventuras. Soñaba con esconderme dentro de su maleta y viajar con ellos. Por favor, ¡pero si hasta estuvieron en la luna!

Este 2021 es necesario rescatar a Tintín y Milú. Ante un año lleno de retos, no se me ocurren mejores compañeros para iniciar nuevas aventuras que ellos. No me cabe la menor duda de que este año va a ser intenso. Hay quien piensa que será igual de tremendo que el 2020, porque solo llevamos una semana caminada y continúan lloviendo malas noticias. Es cierto que las cifras de infectados y fallecidos por Covid-19 están de nuevo por las nubes. Que encima se pasea entre nosotros una mutación del virus que es más contagiosa. Que el Mediterráneo continúa convertido en cementerio de centenares de personas. Y que en la supuesta democracia más grande del mundo se ha perpetrado un intento de golpe de Estado. No nos engañemos, la cosa pinta difícil. Lo sabíamos. No es nada nuevo. No puede sorprendernos.

No obstante, el hecho de que el inicio de año sea complicado no significa necesariamente que tenga que acabar del mismo modo. Yo discrepo. ¡Mucho! En francés existe una expresión que me encanta: «Tout est bien qui finit bien», que significa que bien está lo que bien acaba. En inglés existe la misma tesis, quizá originada en la obra escrita por William Shakespeare «All’s Well That Ends Well». Me gusta esa expresión porque es positiva, porque contradice la contundente afirmación según la cual «lo que mal empieza, mal acaba». ¡Al diablo con la negatividad! No trae nada bueno, asusta y paraliza.

Las cosas pueden cambiar y, lo mejor de todo, arreglarse. Lo están haciendo. Poco a poco, a paso de tortuga coja si quieres, pero están cambiando. Para empezar, tenemos vacunas. No una, ¡varias! Es cuestión de tiempo que la población mundial pueda sacarle la lengua al dichoso virus. Hay quienes, incapaces de celebrar esta victoria, afirman que después de éste vendrán otros. Es posible y muy probable. Pero también puede suceder que esto ocurra dentro de décadas. O nunca. ¿Alguien conoce el futuro? ¿Cuántas profecías han predicho el fin del mundo y aquí seguimos?

Lo que sí conoces es tu presente. Tus sueños. Tus deseos. En definitiva, el mundo que quieres para ti. Es momento de recuperar tus proyectos. De ponerte la gabardina del intrépido Tintín y lanzarte a nuevas aventuras. La vida sucede aquí y ahora. Así que déjate de hipótesis, de miedos paralizantes, y ponte manos a la obra. Nadie puede vivir tu vida por ti, así que sal y plántale cara al 2021. Tienes por delante doce meses llenos de posibilidades. No te rindas antes de tiempo porque, en el momento menos pensado, la vida pega un giro y te deja con la boca abierta. Lo hace a menudo. Para mal, ¡y para bien!

Print Friendly, PDF & Email

Publicado en Compromiso Historia real

Un comentario

  1. Tita Tita

    Referente al año Inolvidable TOTALMENTE DE ACUERDO EN TODO.LA FE Y LA ESPERANZA mueven mOntañas.
    UN fuerte abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *