Saltar al contenido →

Bondades del 2021

El 2021 se despide con una clara protagonista: la variante Ómicron. Su alta capacidad de contagio ha disparado todas las alarmas. Por su culpa, se han retomado medidas preventivas que ya casi no recordábamos: reducción de aforos en cines, teatros, bares y restaurantes; cierre del ocio nocturno; toque de queda; mascarilla en exteriores; etc. Con este panorama, es fácil desear que acabe el año lo más pronto posible. También, obtener un balance final del año negativo. Es natural, el cerebro tiene tendencia a grabar mejor en la memoria las malas experiencias. Esto tiene una explicación científica: cuando estamos sometidos a una fuerte tensión emocional, se libera la hormona noradrenalina, conocida como hormona «de lucha o de huida», que aumenta la sensibilidad química de las neuronas y la fortaleza de sus conexiones. De esta manera, el recuerdo se graba «a fuego». ¡Pura química!

Sin embargo, sería injusto sepultar en el olvido las bondades que también ha conllevado el 2021. Ha habido noticias excelentes que, como mínimo, deberían arrancarnos una sonrisa. Como defensora de la alegría, mi cometido es rescatar lo bueno de la vida; recordarlo; luchar contra esa tendencia pesimista que parece inherente al ser humano. Por mi parte, al 2021 le agradezco muchas cosas: seguir viva, rodeada mi gente querida; poder dedicarle tiempo y ganas a mi escritura; sentir que no estoy sola en mi aventura; poder celebrar algunos logros importantes ocurridos en diferentes lugares. Los comento a continuación.

En España

  • Desde el pasado dos de diciembre, los animales ya no son cosas. ¡Son seres sintientes! Tienen un tratamiento legal diferente a la de cualquier objeto inanimado, lo que implica que no podrán ser embargados, hipotecados, abandonados, maltratados o apartados de uno de sus compañeros humanos en caso de separación o divorcio sin tener en cuenta su bienestar o su protección. ¡Salto de alegría!
  • Almudena Grandes será hija predilecta de la ciudad de Madrid. Celebro este reconocimiento póstumo, así como las palabras de Fernando Aramburu: «La escritora poseía la enorme capacidad de llegar a un amplio espectro de lectores dentro y fuera de España, conozcan o no nuestra historia, voten a uno u otro partido».
  • Por fin se ha reconocido el talento interpretativo de Mario Casas. La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas le ha concedido el premio Goya al mejor actor protagonista por No matarás. ¡Ya tocaba!

En la Unión Europea

  • Las energías renovables han producido más electricidad que los combustibles fósiles. ¡Vamos por buen camino!
  • La Unión Europea ha prohibido diez plásticos de un solo uso a partir de este año. Estos acaban en ríos, playas, mares y estómagos de miles de animales. Sin duda, una gran noticia para la vida marina y para la salud del planeta. ¡Aplaudo!
  • La industria del libro sale fortalecida de la pandemia. Leemos más que antes y, en consecuencia, las editoriales facturan más. Los libros se han convertido en grandes aliados en momentos de crisis. Como escritora y lectora que soy, ¡lo celebro!

En otros lugares

  • Suiza y Chile han aprobado el matrimonio igualitario. En este momento, son treinta los países que equiparan estas uniones a las heterosexuales, lo que supone un importante avance en lo que a igualdad de derechos se refiere. ¡Un brindis!
  • Se avanza en el reconocimiento de las diferentes identidades de género en documentos gubernamentales. En octubre, Estados Unidos ha emitido el primer pasaporte que permite designar un género distinto al femenino o masculino. Ya no es necesaria una certificación médica si quien solicita el pasaporte no se identifica con el sexo que se le otorgó al nacer. ¡Otro brindis!
  • Estados Unidos ha regresado al Acuerdo de París, que nunca debió abandonar, destinado a evitar más eventos climáticos extremos. Tratándose del segundo país más contaminante del mundo, ¡aplaudo con manos y pies!
  • Australia por fin indemnizará a los indígenas que forman parte de la denominada «Generación robada», cien mil niñas y niños que fueron separados por la fuerza de sus familias entre 1900 y 1970. Aunque esto no reparará el daño causado, supone un reconocimiento del mismo. ¡Un abrazo a todos los afectados!

En el ámbito mundial

  • La salud mental ha salido del armario. Tras vivir condenada al ostracismo y al prejuicio, se reconoce tanto su existencia como su importancia. Más allá del impacto que la pandemia está teniendo en nuestra psique, varias celebridades han confesado que han asistido y/o asisten a terapia. En esto, también me too.
  • Hito histórico en el ámbito científico: la Organización Mundial de la Salud ha aprobado la primera vacuna contra la malaria, que puede tener consecuencias muy positivas porque, cada año, mueren 400.000 personas por su culpa, la mayoría niños menores de cinco años. ¡Bienvenida Mosquirix!
  • El poderoso G7 le ha plantado cara a las multinacionales. Ha aprobado un acuerdo que pone fin a la evasión fiscal y les obliga a pagar impuestos en los países en los que operan. ¡Ya era hora!
  • Cada vez hay más zonas protegidas. Un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza revela que, en la última década, ha caído bajo algún tipo de protección un área más grande que Rusia. ¡Bien!
  • Contrariamente a lo que parece, y de acuerdo con el último Índice de Progreso Social, el mundo está progresando adecuadamente. Para calcularlo, se valoran distintos aspectos y la conclusión es positiva: 147 países muestran mejores resultados que hace una década.

Es cierto que falta mucho camino por recorrer en muchos ámbitos. Demasiados. También, que se están produciendo retrocesos importantes. Pero no dejemos que el pesimismo nos venza. Gracias al compromiso de miles de personas en todo el mundo, se van conquistando derechos y libertades encaminados a construir una realidad mejor. Para todas y todos. Humanos y no humanos. Estamos en ello. No nos rindamos. Recordemos lo que ya hemos logrado. Creamos en lo que hacemos; en lo que somos capaces de hacer. Hay motivos para el optimismo.

Ojalá que el 2022 venga cargado de bondades y alegrías. Que, en comparación, el 2021 haya sido un tacaño.

¡Hasta el año que viene!

Si puedes imaginarlo puedes lograrlo, si puedes soñarlo, puedes hacerlo realidad. William Arthur Ward

Print Friendly, PDF & Email

Publicado en Historia real

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.