Saltar al contenido →

A la caza del dragón

a-la-caza-del-dragon-1

Hay cosas que no vemos. Por falta de tiempo, interés, conocimiento. Otras permanecen ocultas un tiempo y, de pronto, son omnipresentes. Te regalas tu bicicleta plegable soñada y la ves por media ciudad; te embarazas, y te cruzas con innumerables barrigas sospechosas; descubres un escritor que te encanta, y ves sus libros en el metro, la consulta del médico, un escaparate. ¿Cómo es posible que hasta ese momento no lo vieras? Porque el cerebro se protege de la estimulación excesiva. Sin embargo, no deja de resultar curioso el modo en que, de repente, lo invisible se hace visible. Es como si un mago chasqueara los dedos y te despertaras.  

Desde que me documenté para escribir Un tesoro en el olvido, no dejo de ver dragones. Camino por Barcelona y noto un cosquilleo en el estómago. Levanto la mirada, y ahí están, agazapados en balcones, lámparas, tribunas, cornisas. Vigilantes, amenazantes. He sucumbido al virus del dragón y, sin pretenderlo, me he convertido en una cazadora de monstruos. Pasa el tiempo y la cosa no mejora. Incluso los cazo cuando viajo a el extranjero. Hace un par de semanas los vi en Brujas, Bélgica; en una barandilla, un picaporte, un letrero, los bancos de la calle, el tejado de la Audiencia Provincial.

Años atrás, numerosas ciudades de todo el mundo se llenaron de buscadores de Pokémon. Los cazaban con su teléfono móvil y, en cuanto descubrían un lugar infestado de monstruos, corrían hacia allí sin separar la mirada de la pantalla, no fuera a escaparse la codiciada presa. Yo los miraba perpleja y, cuando era arrollada por alguno, protestaba. Y mira, me he convertido en uno de ellos. Lo malo es que contagio a gente inocente que comete el error de leer mi novela. La cosa pinta mal. En mi defensa solo puedo alegar que, cuando la realidad se muestra, resulta muy difícil ignorarla. ¡Feliz caza! 

a-la-caza-del-dragon-2
a-la-caza-del-dragon-3
a-la-caza-del-dragon-4
a-la-caza-del-dragon-5
Print Friendly, PDF & Email

Publicado en Escritura Historia real

Un comentario

  1. Joana Joana

    Virus del Dragón Forever 😍🐉I ❤️it..!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *