Saltar al contenido →

Palabras que te distinguen

«My name is Bond, James Bond» es una de las frases más famosas de la historia del cine. La pronuncia el mejor agente secreto de todos los tiempos. Elegante, inteligente, seductor. Y un poco canalla. Basta con oír esa presentación para visualizar a Sean Connery, Roger Moore, Pierce Brosnan, Timothy Dalton o Daniel Craig. Somos capaces de visualizar su rostro. Sus gestos. Tener un nombre permite identificarnos, diferenciarnos de los demás. Es nuestra carta de presentación al mundo.

Antes no se utilizaban apellidos pero, con el incremento de la población, hizo falta encontrar el modo de distinguir a dos personas que tuvieran el mismo nombre. En nuestro país, surgieron de diferentes características: el físico (Delgado), el trabajo (Zapatero), el carácter (Bravo), o la ascendencia (González). En cambio, en el caso de los Países Bajos, la historia es distinta. Cuando Napoleón ocupó sus tierras, nadie tenía apellido. Esto suponía un problema a la hora de cobrar impuestos o de reclutar a jóvenes para el ejército, con lo que se impuso la obligatoriedad del mismo. Para mostrar su descontento, los holandeses eligieron unos originales apellidos: Uiekruier (llora por las cebollas), Poepjes (pequeña mierda), Rotmensen (gente podrida), Piest (mear), Zonderkop (sin cabeza), Gekkehuis (casa de locos), Hoogenboezem (senos elevados), etc. No te rías, ¡que todavía perduran!

El mundo de la nomenclatura es diverso. Países como Rusia, Bulgaria, Polonia, Grecia o la República Checa, heredan los apellidos de una generación a otra, como aquí, pero se les añade una variación dependiendo de si el recién nacido es hombre o mujer (Tursunov/Tursunova). En Estados Unidos, Francia o Bélgica, se utiliza un único apellido, el del padre. Y, cuando una mujer se casa, pierde el suyo y asume el de su marido. No es el caso de España, donde la mujer conserva sus apellidos de soltera, ¡bien! En Brasil, van un poco más allá, y el primer apellido de los hijos es el de la madre.

En nuestro país, cada año nacen 350.000 bebés. Esta cifra no para de descender desde hace una década, hasta el punto de que se han perdido, por el camino, cien mil personitas nuevas. Entre las causas más probables, crisis económicas, la precariedad laboral, y la pandemia del Covid-19. A pesar de las dificultades vividas, de los desastres medioambientales que ya se están manifestando y de lo catastrófico que se intuye el futuro de la Tierra, la gente continúa apostando por la vida. Por la ilusión. Por la esperanza. El día en que se tire la toalla, ¡ponte a temblar!

Una de las cosas que más admiro, es la capacidad de elección de un nombre para una criatura. No me parece algo fácil, la verdad. Como te equivoques, le amargas la vida. Hay nombres con una carga tan pesada, que no consigo entender cómo pueden levantarla quienes la llevan: Dolores, Angustias, Socorro. Son desafortunados, ¿verdad? En catalán hay un nombre que me impresiona mucho, Violant. Suena bonito, ¿no? Ya, pero también es el gerundio del verbo violar. ¿Hola? Y qué me dices de aquella historia sobre una mujer a la que le pusieron Dolores, sin reparar en el efecto que causaba dicho nombre junto a sus dos apellidos, Fuertes, y de Barriga. Es para decirles cuatro cosas a los progenitores. Y a gritos. Por suerte, existen nombres de mujer con connotaciones positivas: Alegría, Esperanza, Gloria, Remedios. ¡Aplausos! Espero que estés conforme con tu nombre. A mí el mío me gusta. Me lo cambian muchas veces, por Cristina, Verónica. También sufre todo tipo de podas: Virgin, Virgi, Virg, Vir, Vi. A lo mejor me acaban llamando por la inicial, lo cual sería un honor, porque de pequeña era muy fan de la serie «V». Bueno, salvo cuando los reptiles extraterrestres abrían la boca para comerse un ratón. Aquel día tardaba la tira de rato en cenar.

El Instituto Nacional de Estadística tiene un buscador de nombres online. Es una interesante herramienta y, si te pierdes un rato por sus listados, cuadros y gráficos, encontrarás cosas interesantes. Te cuenta, por ejemplo, que el nombre más utilizado es, para una mujer, María Carmen y, para un hombre, Antonio. Que el apellido más común es García. También te permite saber con cuántas personas compartes nombre, y dónde están. Hay 44.129 Virginias, con una edad media de 40,9 años. Su lugar preferido es Burgos, con una proporción de 3,65 Virginias por cada mil mujeres. En cambio, en Catalunya, es de un triste 0,98 por mil. ¡Soy una rareza! Si te intriga saber con cuánta gente compartes nombre, o apellido, consulta el buscador. Tienes material de cotilleo para rato.

En caso de que se avecine una próxima paternidad o maternidad, y no tengas claro cómo nombrar a esa personita a la que vas a cuidar y querer con todo tu corazón el resto de tu vida, también puedes consultar los nombres más utilizados, tanto a nivel estatal, como por comunidades autónomas. En 2019, los que tenían más éxito eran Hugo, Martín, Lucas, Mateo y Leo. De niñas, Lucía, Sofía, Martina, María y Julia. En Catalunya, encontramos una coincidencia del 80% con esos nombres líderes para niñas, pero Sofía es sustituida por Emma. En cuanto a los niños, no hay ni una sola coincidencia con el listado estatal, siendo los nombres más utilizados Marc, Pol, Alex, Jan y Nil.

Se dice que la segunda fila del reverso del DNI indica el número de personas que se llaman exactamente igual que tú, es decir, con tu nombre y dos apellidos. Esto ha sido desmentido por las autoridades competentes, pero el bulo se ha convertido en una auténtica leyenda urbana. ¿Quién no lo ha mirado y se ha preguntado dónde estarán esas personas? ¿Cómo serán? También se comenta que anda suelto por el mundo un doble idéntico a nosotros. Quién sabe, a lo mejor alguna vez te lo cruzas. Lo que está claro, es que necesitamos identificar a los demás. Que se nos identifique. Sentir que, de algún modo, importamos. Que no somos invisibles. Que existimos. Que quedará constancia de nuestro paso por la vida. Aunque solo sea para las estadísticas.

Mil nombres me anteceden, me suceden, como si nada pasara cuando pasan mil nombres. Alejandro Lanús

Print Friendly, PDF & Email

Publicado en Escritura Historia real

4 comentarios

  1. Carme Carme

    Sempre sorprens!🥰😘

    • Virginia Virginia

      Ho intento! Merci Carme.

  2. Marcos Marcos

    Muy curioso😀

    • Virginia Virginia

      Me alegra que te haya gustado. De eso se trata. 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *